Aina

AINA (Año Internacional del Niño de Andorra), nació en el año 1979 como respuesta a la obra social que todo santuario debe asumir

Aina es una obra social, lúdica y educativa dirigida a los niños y jóvenes Meritxell. En constante colaboración con el Gobierno y los ciudadanos invierte en educación, gracias a lo cual trabaja y construye un futuro mejor para el país. Los objetivos prioritarios de AINA son:

  1. Ayudar a los niños y jóvenes a conocer y amar Andorra
  2. La convivencia entre todos los niños de las diferentes parroquias y las enseñanzas, insistiendo de una manera especial en la integración de los niños inmigrantes
  3. Cultivar la creatividad dentro de la sociedad actual que da todo hecho a los jóvenes, a través de una buena diversidad de talleres.
  4. Sembrar los valores humanos y cristianos desde el respeto, el esfuerzo, la solidaridad, el silencio, la sensibilidad ante la belleza y la alegría
  5. Ayudar y cultivar la fe de los niños y jóvenes

La obra social implica también la acogida de los hijos e hijas de padres que trabajan durante las vacaciones y fines de semana. El lema de AINA reza: “En verano ningún niño y niña sin colonias”. Con las limosnas que los devotos ofrecen a la Virgen María de Meritxell, AINA hace un precio social de colonias (una reducción del 50%) y crea becas para aquellos niños de familias en dificultad. Al mismo tiempo, AINA forma jóvenes en el voluntariado, opción que eligen para entregar sus vacaciones y fines de semana a la educación de los niños desde el ocio. El santuario invierte durante el curso en la formación de estos grupos de jóvenes con objeto de poder titularse para hacer posteriormente este servicio como actividad laboral.

La Parroquia de Canillo tiene AINA, junto con Meritxell, como uno de los dos grandes pilares. Como ya venimos contando, AINA es el espacio privilegiado de acogida no solo para niños y jóvenes sino tamnién para familias. La estancia de todos estas personas tiene lugar en el albergue y comprende un peregrinaje al Santuario de Meritxell por el 'Camí ral'. AINA acoge durante el año a más de diez mil jóvenes. Para el verano se programan cinco turnos de colonias (desde el 22 de junio hasta el 30 de agosto) y dos campamentos para jóvenes de 15 a 17 años, CAINA y TAMARROS, que son la cantera del cerca de un centenar de monitores.

Durante el año, en AINA y en Meritxell se programan:

  1. El peregrinaje juvenil a Meritxell
  2. La 'acción de gracias' del verano de los monitores en la Borda de Meritxell
  3. Las fiestas del otoño
  4. La Navidad Joven en el tercer fin de semana de Adviento
  5. Los Juegos de Nieve y la Navidad de los Niños (día 28 de diciembre)
  6. Tres cursillos de esquí de fondo en los tres fines de semana de enero, posteriores a la fiesta de Reyes, donde comparten convivencia, deporte, misa joven y comidas
  7. AINA y Meritxell durante todo el mes de febrero participan de Manos Unidas Joven
  8. La Pascua Joven que reúne jóvenes desde el Jueves Santo hasta la mañana de Pascua para compartir plegaria, meditación y compromiso
  9. Las fiestas de primavera
  10. El peregrinaje de las siete parroquias andorranas donde los jóvenes monitores aportan el apoyo logístico.

Sin Meritxell, AINA no existiría y no se sostendría. Sin AINA, el Santuario de Meritxell perdería más del 50% de su vitalidad. Con razón, el objetivo de hacer país con los niños y jóvenes empieza con el conocimiento, amor y plegaria a la Madre y Patrona de Andorra.

TOP